ECF / NOTICIAS

HISTORIA | Partido de máxima tensión en Altabix

Ilicitanos y granadinos se jugaron muchas de sus posibilidades de permanencia en Primera División en Altabix

02/01/2022 12:16

Partido a vida o muerte. Así de rotundo se calificó el partido que Elche C.F. y Granada C.F. disputarían en la antepenúltima jornada de la temporada 1969/70.

El equipo, cuarto clasificado por la cola y con un colchón de tres puntos sobre el Deportivo de la Coruña, necesitaba ganar para seguir aspirando a mantenerse en la máxima categoría y los andaluces, en décima posición, con una victoria certificaban su permanencia en la categoría.

Las peñas del club se movilizaron durante la semana y regalaron 2.000 entradas entre los escolares de la ciudad y enviaron más de 200 invitaciones a la vecina localidad de Crevillente. Además, diferentes empresas de la ciudad sufragaron los más de 4.000 metros de tracas y las 400 docenas de cohetes que se lanzaron en la previa del encuentro. Días antes del partido la F.E.F. envió un telegrama al club, prohibiendo el lanzamiento de material pirotécnico dentro del estadio. De ser así, Altabix sería clausurado. La picaresca salió a flote y todos los cohetes se tiraron en las calles adyacentes al estadio. Fue tal la cantidad de pólvora que se quemó que el árbitro tuvo que alargar el comienzo del partido hasta que acabasen las tracas para poder poner el partido en marcha y se pudiese escuchar el silbato con total normalidad.

El partido fue de poder a poder. En el banquillo franjiverde Otto Bumbel, que estuvo toda la semana previa al partido en cama aquejado de una gripe, no dejaba de dar órdenes a los suyos para que no dejaran tocar con comodidad a los hombres de la medular nazarí. Durante la semana sería fundamental el trabajo de Angel Romero que fue quien se hizo cargo del equipo. En el banquillo andaluz estuvo el argentino Pipo Rossi, años después técnico franjiverde.

Los delanteros ganaban la partida a las defensas y las ocasiones llegaban a ambas áreas. El único gol del encuentro llegaría a la media hora de partido. Hernández botaba un saque de esquina y Juan Carlos Lezcano, que regresaba al equipo tras cumplir varios partidos de sanción, batía tras varios rechaces a Ñito. El Granada C.F. seguía llegando con peligro.

Tras el descanso hubo un evidente cambio de planes. Los ilicitanos fueron nadando y guardando la ropa, ante un rival que se hacía dueño y señor del balón, pero no definía en los metros rivales. En una contra Hernández era derribado por un defensa andaluz dentro del área. El equipo tenía la posibilidad de cerrar el partido. Pero el lanzamiento desde los once metros de Vicente Iborra lo atajó Ñito.

Hasta el final el equipo tuvo que sufrir las últimas acometidas del Granada C.F., con los ex franjiverde Lara y Barrenechea en sus filas, que intentó sin éxito empatar el encuentro. Los minutos finales fueron de auténtico infarto y se vivieron momentos de mucha tensión en los que tuvo que mediar el delegado del Elche C.F. y la Guardia Civil para aplacar los ánimos de unos y otros.

Con aquellos dos puntos el equipo se acercaba un poco más al objetivo de la permanencia, que certifico dos semanas después en Altabix con la victoria 1-0 ante el F.C. Barcelona.

 

Antonio J. Pamies

Área de Historia del Elche C.F.